lg

domingo, 15 de abril de 2018

El día a día es una disrupción.




Por Manuel Mandujano

A las jóvenes generaciones de egresados del Colegio Alemán.

Cuatro sucesos que viví a edad temprana fueron determinantes en mi vida:
Salir de casa, salir de Chiapas, vivir en la capital del país y tener el oficio del periodismo.
Como efecto de ellos: Aprendí a valerme por mí mismo.
Intuí que podía conocer mundos y pensar más allá de las circunstancias locales.
Adquirí amplitud de criterio y libertad de pensamiento.
Conocí (conozco) lo que oculta lo evidente; analizo los hechos y las personas.

Esos cuatro sucesos me han diferenciado. En consecuencia, puedo compartirles mi lección de vida:
 I. Crean lo que son.

II. Ganen el espíritu emprendedor

Veamos los dos temas, porque los dos hacen vivir muy conscientemente, fuera de la burbuja o del conformismo o, como suele decirse, de la zona de confort. 


Pero, antes, una premisa.
Mi vida es muy normal; no está hecha de sucesos extraordinarios ni de secuencias cinematográficas. Mi padre hacía zapatos, se fue de “mojado” para cosechar hortalizas en San Buenaventura, cerca de Los Ángeles (USA) (llevado por su espíritu inquieto y emprendedor), regresó y fue encargado de dos microempresas de mosaicos; luego hizo su propia empresa en el mismo ramo. Su padre era agricultor y de él aprendió la necesidad de la subsistencia y el cultivo de la iniciativa propia.

Mi madre, cuyo padre dominaba el oficio de la construcción de la A a la Z y cuya madre ejercía el oficio de la panadería, fue educada para la vida familiar y para la actividad de negociante (dulcería y panadería artesanales). Lectora de toda su vida.


Desde lo que ambos eran –en la normalidad– y desde lo que hacían –en lo común–, me empujaron para superarlos e ir más allá del ambiente en que vivíamos y del contexto en que nos movíamos en Comitán, Chiapas. Su instrumento, el conocimiento intelectual, la escuela, la universidad… Por eso, mi vida es muy normal.


MIS LECCIONES DE VIDA

I. Crean lo que son

Muy normal... De igual manera, ustedes vean su vida en la normalidad de los sucesos y de los acontecimientos en casa y fuera de ella.
¿Por qué? Porque cada vida tiene su sentido por ella misma. Su vida tiene sentido porque es de ustedes. Cada suceso es propio, y es el que modela o forma a cada uno.
El día a día nos modela a todos... no solo los actos espectaculares, grandiosos. Es lo mejor que nos puede pasar.
Lo extraordinario será lo ordinario: el día a día asumido con plena consciencia y con la satisfacción de ser y de hacer. Hacer consciente ese día a día, el objetivo. 

II. Ganen el espíritu emprendedor
Lo “extraordinario” es el acontecer cotidiano en el ser y en el hacer, pero asumido con plena consciencia.

Respecto del “hacer”, mi método es sencillo, consiste en realizar el inventario de los hechos, de los procesos, que nos han llevado al momento actual. ¡Nuestra vida es una sucesión de emprendimientos diarios!
Además, debe anotarse los recursos intelectuales y físicos con que se cuenta; lo mismo que la pericia y las habilidades.

Imagina nuevos retos creativos a partir de los que ya has enfrentado y superado.
La imaginación es la manera óptima de iniciar y provocar el cambio. Lo aseguró un científico popular:

“La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo”. Albert Einstein en 1926.

CONCLUSIÓN
Vivir fuera de la burbuja es hacer de un día ordinario un día extraordinario con las cosas comunes. Si se crea un circulo virtuoso, será algo natural y gozoso.

Vivir fuera de la burbuja es salir de uno mismo; es darse alas; es ver lejos y hacia arriba. Sean símbolos de eso el catalejo y la brújula; téngalos a su lado.
Vivir fuera de la burbuja es enfrentar el reto creativo del día porque exige de ustedes toda su capacidad. Por eso, mi presentación se llama “El día a día es una disrupción”.

Sepan que están entrenados para enfrentar ese reto; ¡y que les sobra emoción!

sábado, 14 de abril de 2018

Taller de emprendimiento y del cultivo del espíritu emprendedor.



Por Manuel Mandujano. Derechos reservados © 2018.

Objetivos:
1) Identificar los elementos que conducen al emprendimiento de un negocio o una empresa.
2) Conocer las actitudes de un emprendedor para cultivarlas y promoverlas.

Dos premisas: a) Acompañe a una persona o hágase acompañar de otra persona para el mejor aprovechamiento de este taller. b) Haga de este taller un motivo de diversión y entretenimiento.

Parte 1.- Defina el área de saber o disciplina que domina. Esto es, lo que realiza y practica; lo que piensa, lo que desata su interés, lo que atrae sus esfuerzos, lo que sueña… ¿De qué habla frecuentemente? ¿Sobre qué temas giran sus preocupaciones? ¡Usted es un experto!
Un estudiante puede considerar el estudio (o una materia) como su área de saber o su disciplina.

Parte 2.- Repase la forma y la práctica de cómo llegó a dominar ese conocimiento, esa disciplina o esa práctica del saber hacer. En un primer momento, anote en orden o desorden lo hecho y practicado. En un segundo momento, extraiga las secuencias lógicas de sucesos y de prácticas. ¡Usted es una persona de acción!
Un estudiante puede considerar la forma y la práctica de cómo hizo una pronta asimilación de un conocimiento y de cómo obtuvo una calificación significativa.

Parte 3.- Anote los recursos intelectuales y físicos con que cuenta; esto es, el conocimiento del que ha echado mano desde siempre, y la pericia y las habilidades que lo distinguen. En otras palabras, su “saber hacer”. Anote de qué herramientas o instrumentos se ha valido. ¡Usted tiene conocimiento y sabiduría acumulados!
Un estudiante puede considerar lo que echa andar cuando aprende fácilmente o cuando obtiene calificaciones altas. Puede incluir libros y todo material didáctico.

Parte 4.- Organice esos recursos y ordénelos en secuencias y procesos.
DefiniciónProceso productivo es la serie de operaciones secuenciales que transforman insumos o recursos en bienes, servicios, conocimientos y prácticas (suele incluir aplicaciones tecnológicas).
Esos procesos son los que ayudan a transformar los recursos en bienes o en servicios; en conocimientos y en práctica; en valor, en ganancia y en riqueza. Esos procesos son aplicables a todo lo que hacemos y a toda rama de trabajo, profesión y oficio, sin distinción de actividades. ¡Usted ya ha creado valor y riqueza!
Definición. El espíritu emprendedor es la facilidad de pensar todo como un recurso que puede pasar por procesos transformadores, cuyo resultado es productos, servicios, prácticas y conocimientos.
El emprendedor es la persona que hace consciente y frecuente los procesos productivos, hasta convertirlos en hábito. ¡Usted ya tiene caminos recorridos de emprendedor!
Un estudiante tiene como procesos su forma de estudiar, su ambiente de estudio, su contexto escolar y familiar.
El estudio como proceso genera estos resultados: abundantes y mayores conocimientos, y óptimas calificaciones.

Parte 5.- Para crear un hábito: enfoque un proceso productivo y practíquelo al menos una vez al día durante 21 días. Esa es la forma como el cerebro desaprende viejas prácticas y aprende nuevas maneras de hacer las cosas y tener nuevos conocimientos.
Un estudiante puede crear un hábito para dominar una materia o hacer tareas bien realizadas y en el tiempo necesario (si se dispone de mucho tiempo, lo más seguro es que se haga trabajo improductivo para “llenar” el tiempo).

Parte 6.- Visualice nuevos retos creativos a partir de los que ya enfrenta o de los que ya ha superado.
Imagínese haciendo cosas nuevas o imagine la diversificación y el agregado de nuevas tareas, de nuevos resultados, de nuevos productos, servicios o forma de entender las cosas.
Imagine nuevas formas de hacer las mismas cosas; o de hacer cosas diferentes con los mismos recursos.
Imagine hacer lo mismo pero con nuevos recursos materiales y de conocimiento; sobre todo, imagine hacer cosas diferentes con nuevos recursos materiales y nuevo conocimiento (quizá sean necesarios aprendizaje y capacitación nuevos).
Imagine hacer lo mismo e imagine hacer cosas diferentes pero en menos tiempo. O imagine también hacer mayor cantidad de cosas en el mismo tiempo.
La imaginación es la manera óptima de iniciar y provocar el cambio. Lo aseguró un científico popular:
“La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo”, Albert Einstein, en 1926. tml
El cultivo del espíritu emprendedor se realiza diariamente; a horas y a deshoras. La imaginación se cultiva a horas y a deshoras. La imaginación desata la creatividad.
El hábito de imaginar contribuye a visualizar y captar las oportunidades de todo tipo (de negocio, por ejemplo)
Por cierto, tome nota de lo que pase por su mente (aunque le parezca con o sin sentido) en esos momentos de cultivo. Facilita su posterior reelaboración anotar en el celular.
Un estudiante puede estudiar idiomas, inscribirse en materias extra, generar escritos de divulgación, volverse ayudante de profesor o asesor de una materia. En sus tareas o deberes, puede también agregar fuentes de conocimiento y de información en otro idioma.

Parte 7.- De ser el caso, visualice nuevos negocios.
Reorganice recursos en nuevos procesos productivos y encáuselos en los nuevos negocios y en los nuevos retos creativos visualizados, según el número 6.
Un estudiante puede pensar en una segunda carrera, en un posgrado, en una especialización o en estudiar en el extranjero. O, además, agregar materias de formación empresarial o de creación de negocios (emprendimiento o entrepreneurship).

Parte 8.- Investigue qué hacen las personas que se encuentran en la misma área de saber o en la misma disciplina que usted. Sabido eso, anímese a realizarlo de mejor manera; esto es, ¡innove!
Un estudiante puede entender su generación. Investigar la cantidad de jóvenes que tienen su misma edad, cuántos cursan el mismo año o semestre (en su localidad y fuera), cuántos estudian la misma carrera o cuántos pretenden el mismo puesto de trabajo, el mismo empleo.
Si el estudiante enfoca un empleo, debe preocuparse de que sea un puesto de trabajo de nuevo tipo y en áreas laborales de reciente creación y en disciplinas que antes no existían. En consecuencia debe ajustarse al perfil inédito exigido, a los requisitos originales que debe cubrir.
Con todo, para los nuevos empleos/trabajos se pide tener conocimientos de: recursos humanos, ventas, contabilidad, informática, además de la propia carrera.
Si el estudiante desea formarse en el espíritu emprendedor, recopilará información de su interés y tendrá entrevistas o acercamientos con empresarios e instituciones formadoras de empresarios.

Parte 9.- De ser el caso, monitoree a sus competidores y pregúntese qué les genera éxito para realizarlo usted de mejor manera, cuáles son sus diferenciadores para aprender de ello; y qué errores comete para evitarlos.
También, investigue qué se dice en libros subidos a Internet y cómo se procede en otros países. 
Un estudiante deberá reunirse con compañeros que sean tan estudiosos como él (o más) y con compañeros que sean conocidos por su inteligencia y por sus actitudes positivas.

Parte 10.- Proceda a realizar un Plan de Negocio si hay necesidad de reenfocar su área de saber o disciplina; con mayor razón si decide emprender un nuevo reto productivo.

COLOFÓN:
Ahora ya se conoce como emprendedor. Por lo mismo, en su vida cotidiana capte oportunidades de negocio, aporte recursos, visualice contratiempos (riesgos), organice procesos productivos y cree una estructura (negocio, empresa, organización…), para generar valor, ganancia y riqueza.
Tenga confianza en usted; créase en lo que hace y en lo que desea. Haga valer su conocimiento, su experiencia, su saber hacer… sencillamente, “Toda la ciencia no es más que un refinamiento del pensamiento cotidiano” (Albert Einstein).

 NOTAS.
“La imaginación es más importante que el conocimiento. El conocimiento es limitado y la imaginación circunda el mundo”. Albert Einstein, 1926, durante una entrevista con George Sylvester Viereck en The Saturday Evening Post

“Confía en ti que nosotros confiamos en ti”. Hilary Duff. Actriz, cantante, compositora, empresaria, autora y activista social, nacida el 28 de septiembre de 1987. En su tiempo, influyó en su generación adolescente.
Fundación ProEmpleo. Un programa de capacitación y formación empresarial integral. Recomendado ampliamente. Su sede está en Ciudad de México, pero los programas pueden replicarse en toda ciudad, bajo patrocinio de empresarios o instituciones.

Una búsqueda de libros en Internet puede realizarse en: Libros Google: https://books.google.es/ o Books Google: https://books.google.com/?hl=es.

Universidad del Emprendedor–INADEM:
México Emprende. 10 útiles consejos para desarrollar tu idea de negocios:

Universia. 10 pasos para hacerte emprendedor:

Ágilmente: un libro de Estanislao Bachrach. “Aprende cómo funciona tu cerebro para potenciar tu creatividad y vivir mejor”. Ampliamente recomendado.

4 predictions for the future of work | World Economic Forum:


HISTORIAS DE EMPRENDEDORES/EMPRESARIOS
Distingue emprendimiento e innovación a Gerardo Sordo, creador de BrandMe:

Con refresco natural (Buho Soda http://buho-soda.mx/), un alemán seduce a México - Grupo Milenio:

Innovadores Menores De 35 México 2016. México. MIT Technology Review:

Carlos Kasuga (https://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Kasuga), el líder detrás de Yakult • Forbes México:

Diez historias de emprendedores desde cero • Forbes México:

Tres historias exitosas de emprendedores mexicanos • El Financiero:


REFERENCIAS (no necesariamente avaladas por el autor)

Proceso productivo o Cadena productiva:
Proceso productivo es la serie de operaciones secuenciales que transforman insumos o recursos en bienes, servicios, conocimientos y prácticas (suele incluir aplicaciones tecnológicas).
Es el conjunto de operaciones planificadas de transformación de unos determinados factores o insumos en bienes o servicios mediante la aplicación de un procedimiento tecnológico.
Una cadena productiva consta de etapas consecutivas a lo largo de las que diversos insumos sufren algún tipo de cambio o transformación, hasta la constitución de un producto final y su colocación en el mercado. Se trata, por tanto de una sucesión de operaciones de diseñoproducción y de distribución integradas, realizadas por diversas unidades interconectadas como una corriente, involucrando una serie de recursos físicos, tecnológicos y humanos. La cadena productiva abarca desde la extracción y proceso de manufacturado de la materia prima hasta el consumo final.

Plan de negocio:
Plan De Negocios-MOBI @ SCU:
Modelo de Plan de Negocio:
Guía Cómo hacer un plan de negocios paso a paso:
Cómo hacer un plan de negocio. Ejemplos:

 Libros para emprendedores:

Ampliación académica:
a.    Emprendedor. Que emprende con resolución acciones dificultosas.
Empresario. Titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa.
De acuerdo con las definiciones señaladas, podemos identificar la primera gran diferencia entre los términos: el emprendedor emprende acciones innovadoras, siendo que el empresario, como su nombre indica, está íntimamente ligado a las empresas, ya sea en su papel de propietario, socio o directivo.
Pereira (2003) cita, en este orden de ideas, que el emprendedor es quien percibe la oportunidad y crea la organización para aprovecharla; Gartner (1985) propone como elementos para el estudio del espíritu emprendedor los siguientes: (a) el entorno; (b) las características del individuo; (c) el proceso, y (d) la organización creada. 

    b). Emprendedor es una persona que diseña, lanza y pone en funcionamiento un nuevo negocio. El emprendimiento es la capacidad y el deseo de desarrollar, organizar y manejar un negocio junto con sus respectivos riesgos con el fin de obtener una ganancia.
El emprendimiento es el proceso mediante el cual un individuo o un equipo identifica una oportunidad de negocio y adquiere y despliega los recursos requeridos para su explotación.


Taller de emprendimiento y del cultivo del espíritu emprendedor.
Derechos reservados © 2018. Manuel Mandujano.


viernes, 13 de abril de 2018

¡Escribir es fácil (en seis pasos)!




Seis pasos para escribir todo tipo de documentos, desde presentaciones de ventas, hasta reportes.

Resumen en tres pasos:
a) Hacer un mapa conceptual del tema a tratar para precisar el contenido a transmitir.
b) Hacer acopio de datos, hechos o acontecimientos.
c) Redactar el primer párrafo, pero iniciando con lo más importante, con datos duros, con hechos.
Paso 1. Mapa conceptual




Elije un tema; luego, haz una lluvia de ideas del tema, pero en un  mapa conceptual o mental, para fijar y elegir qué se quiere decir y precisar el contenido.
Aquí hay ejemplos de mapa mental: http://ow.ly/KsEDQ  Y aquí herramienta para crear mapas conceptuales digitalizados: http://popplet.com/app/#/demo
Recuerda subrayar los subtemas con flechas que vayan del exterior al centro (el tema central); esa es la forma en que el cerebro relaciona los puntos (no solo los enlista). Repasa ese mapa y ordena los subtemas, según peso de los datos..
Paso 2. Acopio de datos
Subraya los datos duros, acontecimientos y hechos (facts) (cifras, fechas, personajes…)  en los temas del mapa mental, o marca qué datos debes buscar y haz acopio de ellos. Esos datos son la fuerza del escrito. Los datos aportan relevancia al escrito y atraen al lector (engagement).
Paso 3. “Balazos” (bullets)
¿Cómo empiezo? La redacción de párrafos es fácil: a partir de los temas del mapa mental, escribe oraciones o frases breves, como si fueran “balazos” (bullets). Luego enlístalas en orden descendente de importancia y según peso de los datos.
Tienes enfrente el esquema o del primer párrafo o del escrito total.
Paso 4. Primer párrafo y  conectores gramaticales.
-Ver la pirámide invertida al final.
Con los “balazos” del paso 3, redacta el primer párrafo, pero inicia con lo más importante: los datos o hechos. Para eso, vincula o concatena las oraciones o frases  del esquema, usando los “conectores gramaticales” o “elementos de transición” (preposiciones, conjunciones, adverbios y frases). Son de gran ayuda.
En este link hay ejemplos de conectores (se pueden imprimir): http://ow.ly/JLXmx En el primer párrafo evita la palabrería insustancial o carente de valor, lo mismo que una reflexión “sesuda” o “sentencia profunda” (lo que sería una conclusión).
Paso 5. Párrafos subsecuentes
¿Cómo redactar los párrafos siguientes? Los párrafos subsecuentes se redactan echando mano de los otros hechos y datos del esquema hecho en el paso 3.
Verifica si al final se incluyó en el texto información que responda a las cuestiones:
Qué, Quién, Cuándo, Dónde, Cómo, Por qué y Para qué.
Al final, tienes una nota breve de tres-cinco párrafos, ¡bien redactada!
Paso 6. Contar historias
Pirámide invertida.

Alternativa de forma. Con los acontecimientos, puedes contar una historia, como un cuento, al mejor estilo de “Había una vez…”. Ejemplo: La nueva revolución industrial. WSJ.com. http://ow.ly/mD9bc . La historia es la forma natural del cerebro para entender, y es ideal para ventas; ver (en inglés) http://ow.ly/YxucW.
La imagen de un escrito que coloca en primer lugar lo más importante es la pirámide invertida (ver abajo) o de jerarquía descendente;  de más a menos valor.  
¡Escribir es un gozo…!
¡…un deleite, también!
Pirámide invertida de la escritura. Lo más importante va al inicio del escrito; y lo más importante son los datos.
©Manuel Mandujano 2016. *El autor es periodista desde 1987. H asido editor en jefe de diarios y revistas de AL.

Tweet #TwitterStories